¡Qué bien que hayas decidido pasarte a leerme! Fuera llueve y hace frío, quédate y hablemos de mujeres, de imagen y de querernos, y mucho…

Si te pagaran cada vez que NO has sabido cómo vestirte, seguramente coincides conmigo en que vivirías mejor que bien, ¿cierto? Y aquí, me imagino, ninguna somos súper modelos, “influencers”, actrices, o famosas de índole varia que tenemos un equipo de profesionales (maquilladores, peluqueros, Personal Shopper…) que nos auxilien cuando no sabemos con qué vestirnos, ¿verdad?

Te cuento un secreto a voces: si hay algo que TODAS las mujeres compartimos son las inseguridades. Cuando hablo con vosotras es un tema que se repite: no me veo bien, se me marca demasiado esto, o me sobra de lo otro… Ahora te cuento otro secreto: todas esas mujeres que ves en la TV, Instagram, revistas, etc., perfectamente vestidas y maravillosas, también tienen inseguridades.

¿Cómo hacen frente a ellas? Muy sencillo: dejan que profesionales se encarguen de darles los mejores consejos sobre cómo vestirse, peinarse, maquillarse, moverse o hablar. Así, teniendo “la teoría” y ciñéndose a un plan, el cerebro se concentra y deja de prestar atención a los miedos. Y, como el cerebro es un músculo, a base de ejercitarlo, aprende y se hace fuerte. Así que, después de un tiempo trabajando con profesionales, empiezan a tomar un papel más protagonista en su vida y se sienten seguras de decidir ellas mismas sobre su imagen.

Me encanta verlas y observar la evolución que van teniendo. Y luego me encuentro contigo, que me cuentas tus miedos y pienso: “¡qué pena que nadie le haya dicho antes que la solución a su problema es tan sencilla!” Nunca nadie nos ha explicado que, igual que cuando nos duele un pie vamos al fisio; para una dentadura perfecta, al odontólogo; para corregir la vista, al oftalmólogo… También hay profesionales que nos pueden “curar” la imagen.

Si necesitas ayuda, búscala y no te rindas hasta encontrar a la persona que sea capaz de guiarte para que crezcas y seas más feliz. Déjame contarte cómo de sencillo es ser quien tú quieres ser. No se trata de cánones, siluetas, tallas, edades o posiciones sociales: todas deberíamos vivir en coherencia con nosotras mismas a todos los niveles, para que se entienda el mensaje que queremos lanzar al mundo.

Porque quien diga que cuidar la imagen es algo superficial, que venga a demostrarnos que se puede vivir una vida de éxito sin sentirse identificada con una misma. Es imposible. La mejor inversión que puedes hacer en tu vida es contigo misma: dedícate el tiempo y el espacio que mereces, porque eres la persona más importante de tu vida. Si no tomas las riendas de la situación, todo lo que te importa se verá condicionado por tus miedos e inseguridades. Y, aunque hay muchas cosas que no puedo solucionar para que estés mejor, ésta sí.

Decídete a ser la dueña de tu mensaje: contémosle al mundo que eres una mujer poderosa, valiente y libre, que te sientes cómoda en tu propia piel y que, aunque no puedas saber qué te sucederá en la vida, eres dueña y señora de decidir cómo va a afectarte. Tienes una luz potente y brillante en tu interior, ¿iluminamos tu mundo juntas?