Ir a descargar

¿Cuánto esfuerzo, tiempo y dinero has invertido en tu imagen hasta hoy? ¿Cuántos momentos de estrés te ha generado el hecho de no saber qué estilismo elegir, o si el maquillaje y el peinado eran los adecuados? ¿Te has parado a pensar en la de veces que tu mensaje verbal iba por un lado y tu cuerpo contaba a tu audiencia lo contrario?

Tener una imagen personal efectiva no es fruto de la casualidad, sino que requiere de tres ingredientes fundamentales: foco, estrategia y esfuerzo.

Necesitas foco para saber qué objetivo persigues, para tener claro en qué dirección quieres avanzar. La estrategia te servirá para trazar el camino adecuado que te llevará a tu meta de la forma más efectiva. Y el esfuerzo va a ser tu compañero de viaje, porque con tu compromiso y tu implicación tu éxito será alcanzable.

Invertir en tu imagen de forma consciente y estratégica te ayudará a ahorrar tiempo y dinero.

Por una parte, podrás eliminar todos esos quebraderos de cabeza que aparecen cuando abres tu armario, para dar lugar a una hoja de ruta repleta de trucos y consejos que aplicarás para salir airosa de cualquier situación.

Además, generará un ahorro de dinero muy notable, porque dejarás de gastar en prendas y complementos que no utilizas y comenzarás a entender tus estilismos de una forma mucho más efectiva, aprendiendo cómo combinar las mismas prendas de diferentes maneras para conseguir looks distintos.

“Aquellas personas que están lo suficientemente locas para creer que pueden cambiar el mundo, son las que lo hacen.”

Steve Jobs

Si hasta hoy habías creído que la asesoría de imagen no era para ti, párate a pensar si te puedes permitir el lujo de seguir desaprovechando tu tiempo, tu dinero y tu esfuerzo en algo tan fundamental e imprescindible como tu imagen.

Yo creo que todas las mujeres poseemos una luz especial y radiante y que es cuestión de práctica y mimo el aprender a usarla a nuestro favor. Sentirte bien contigo misma y tener una imagen personal coherente que te acompañe en cada momento de tu vida es posible y yo te voy a ayudar a descubrir cómo. ¿Te atreves a creer en tu mujer valiente?